Las certificaciones relojeras más deseadas

Conocerlas puede resultarle valioso al momento de comprar una pieza de valor.

 Cada día es más frecuente que las marcas relojeras busquen distinguirse de la producción masiva, ofreciendo así una garantía de calidad fiable. Recurren entonces a organizaciones especializadas independientes que a través de sus certificaciones ofrecen tranquilidad y confianza al amante de los relojes. Revisamos a continuación las principales certificaciones que se pueden encontrar en las grandes marcas relojeras.

  • Swiss Made

Esta denominación de origen fue establecida legalmente en 1971. El “Swiss Made” puede usarse solamente si el calibre es fabricado en Suiza y el fabricante lleva a cabo los controles finales allí. Las piezas que componen los mecanismos del reloj deben ser de fabricación suiza y totalizar el 50 por ciento de su valor, sin tomar en cuenta los costos de ensamblaje. Desde 2013, al menos el 60 por ciento de su fabricación debe realizarse en Suiza.

Swiss Made

  • Cosc-Chronometer

Este es un certificado para una alta precisión de marcha realizado por el departamento suizo Contrôlle Officiel Suisse des Chronomètres (COSC) que revisa el mecanismo del reloj, sin caja, durante 15 días en cinco distintas posiciones y a tres niveles de temperatura diferentes. El reloj puede mostrar una irregularidad en la marcha de -4/+6 segundos como máximo en 24 horas. Cuando se aprueban siete de los criterios propuestos, el calibre recibe un certificado por escrito y puede ser calificado como cronómetro. Esta certificación se aplica a cada pieza de producción.

Cosc-Chronometer

  • Chronofiable-Test

Esta prueba de desgaste la realiza el CCF SA suiza (Centre de Contrôle de la Fiabilité de l’horlogerie Suisse, Laboratoire Dubois). Es un chequeo artificial de envejecimiento que dura 21 días y que corresponde al desgaste de 6 meses. La resistencia del mecanismo del reloj y los pulsadores son probados ante golpes, campos magnéticos, distintas temperaturas y humedad. Un test aprobado garantiza que el reloj vencerá situaciones extremas sin sufrir complicaciones en su funcionalidad.

Chronofiable-Test

  • Deutsche Chronometrie

Este sello certifica una alta precisión de marcha. El Prüfstelle des Landesamts für Mess-und Eichwesen Thüringen está en el observatorio del pueblo de Glashütte (Alemania) y es patrocinado por Wempe. La prueba dura 15 días y se desarrolla en cinco diferentes condiciones y en tres distintas temperaturas. Los mecanismos deben tener detención del segundero y son probados dentro de la caja. Como el promedio de irregularidades de marcha puede ser sólo de +/-2 segundos por día, estos criterios son los más rigurosos.

Deutsche Chronometrie

  • Fleurier Qualité

Este certificado garantiza la más escrupulosa afinación en el mecanismo, alta precisión de marcha y la mejor calidad de material. El reloj debe haber sido manufacturado un 100% en Suiza y además debe aprobar tanto la prueba COSC como el Chronofiable-Test. El mecanismo también debe cumplir con criterios estéticos y técnicos. El reloj es puesto a prueba en cuanto a su uso y funciones en el laboratorio de Fleurier-Qualité-Prüflabor y recibe al final el valioso sello “FQF, La Haute Horlogarie certifiée”.

Fleurier Qualité

  • Poinçon de Genève (Punzón de Ginebra)

Existe desde 1886 y es un sello de calidad estatal protegido que garantiza una delicada afinación en el mecanismo. Desde 2012 tiene otros criterios que también se aplican: resistencia al agua, reserva de marcha, incluso la certificación COSC. En el Timelab, laboratorio independiente del Laboratoire d’Horlogerie et de Microtechnique de Genève, sólo se ponen a prueba relojes mecánicos ensamblados y regulados en el cantón de Ginebra. Cada reloj con un sello del Poinçon recibe un certificado y una acuñación únicas.

Poinçon de Genève

  • Glashütte-Regel

Se permite usar la denominación de origen “Glashütte” sólo cuando el mecanismo ha sido creado en un 50 por ciento en la localidad sajona (Alemania). Esto fue acordado en 2007 por una resolución judicial luego de que una manufactura de Glashütte demandó a un competidor vecino. Éste usaba principalmente mecanismos extranjeros. Aun así, la norma “Glashütte-Regel” no es nueva. Se basa en un conflicto jurídico que se llevó a cabo desde 1910.

Glashütte-Regel

  • Sello Patek-Philippe

Después de que la tradicional fábrica de familia se sirvió por decenios del Poinçon de Genéve, instauró en 2009 su propio sello de calidad que se relaciona con el acabado del reloj. Tanto calibre, caja y esfera como manecillas, pulsadores, correa y broches son extensamente revisados. De igual modo todos los componentes esenciales relevantes para la precisión, funciones y estética. La prueba la lleva a cabo el mismo fabricante.

Sello Patek-Philippe

  • TESTAF

El estándar técnico para los relojes de aviador (TeStaF, por su nombre en alemán) es el primer certificado y procedimiento de prueba para este tipo de piezas. Fue desarrollado en el laboratorio de vuelo del área de ingeniería aeronáutica y espacial de la Universidad Politécnica de Aquisgrán (Alemania) en sociedad con la marca relojera Sinn. El propósito de la certificación es evaluar que el reloj pueda reemplazar todos los instrumentos de medición de tiempo de un avión. Se revisan más de 20 criterios, entre ellos la precisión de marcha, legibilidad, capacidad de resistencia a los golpes, campos magnéticos y fuerza de gravedad, así como fiabilidad en situaciones extremas.

TESTAF

 

(Publicado originalmente por GQ México )

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *